El martes 31 de octubre se celebraba un nuevo Taller para pacientes afectadas de fibromialgia, en esta ocasión el Taller titulado "Más allá del dolor", que fue impartido por el Dr. José Luis Carrasco, Director Cientíifico de la Unidad de Personalidad y Comportamiento del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo.

Taller fibromialgia Más allá del dolor

El dolor primero es un síntoma. Cuando el dolor es persistente pasa a ser una enfermedad. Una enfermedad se vive como un ente que nos acompaña.

El dolor crónico se puede convertir en una forma de vida.

El dolor según la OMS es una experiencia subjetiva.

Dolor persistente vs crónico: el persistente dura tiempo pero aún hay esperanza (de que desaparezca). En el crónico se pierde la esperanza de que éste desaparezca (sin embargo el dolor crónico puede no ser para toda la vida).

En la fibromialgia se entra en la vivencia de que el dolor no va a desaparecer, se pierde la esperanza. Estado vivencial diferente a cuando uno piensa que algún día se va a curar.

El primer dolor no causa una repercusión emocional. Cuando el dolor es persistente ya empieza a afectar el ánimo y aparece la ansiedad. En este momento no hay construcción psicológica, solo hay expectación.

Cuando el dolor es crónico y uno se hace a la idea de que va a vivir con el dolor se produce un mecanismo de adaptación (construcción psicológica). Esto es porque aunque tenga un origen corporal este dolor está influido por otros factores.

Factores que influyen: lesión corporal, duración, curso, personalidad (cada personalidad recibe el dolor de una manera determinada: percepción, aguante, construcción psicológica), estilos de afrontamiento, circunstancias vitales y las respuesta del entorno. Este último factor es el único que no depende de nosotros pero es un factor que influye mucho en el curso y tratamiento.

Elementos del sufrimiento doloroso:

  • Dolor sensorial: quemazón, laceración, opresión
  • Dolor impedimento: concentración, participación, incapacidad
  • Dolor incertidumbre: temor futuro, ansiedad anticipatoria (aquí la acción del médico es fundamental, desde el papel de dar tranquilidad y confianza y espantar mitos)
  • Dolor abatimiento: desánimo, cansancio, hastío, soledad
  • Dolor en Medicina: dolor físico con lesión anatómica, dolor físico sin lesión anatómica (disfunción biológica), dolor psicógeno (sin disfunción fisiológica). El problema es que el término psicógeno se asocia a invención, imaginación.

El problema del dolor en medicina es que aunque se llame psicógeno tiene un componente peyorativo. Es trabajo de la psiquiatría evitar este componente.

Si no es imaginario, de dónde viene el dolor psicógeno. Viene de la psique. De aspectos emocionales (ansiedad, ira), aspectos existenciales (percepción del mundo).

Psicoanálisis: la persona tiene una serie de conflictos y estos conflictos se convierten en dolor (según esto la fibromialgia sería una neurosis somática).

Desde la medicina antropológica el dolor es emocional pero no es que el conflicto emocional cause el dolor. El dolor y las manifestaciones psíquicas del dolor son lo mismo (expresiones de lo mismo, de algo que va mal). Visión integral.

DOLOR PERSISTENTE O CRÓNICO ----- VIVENCIA DE ENFERMEDAD-------SUFRIMIENTO EMOCIONAL-------DISCAPACIDAD

Cuando el dolor deja de ser una percepción sensorial y llega a ser una experiencia psicológica (en forma de sufrimiento emocional)

DOLORIMIENTO: mezcla de dolor y sentimiento. Aleja del concepto del dolor del dolor técnico. Todo un cuerpo dolorido. Está en todo el cuerpo, en todo el espíritu (no se puede distinguir). Es un término psicosomático (es un todo, ni cuerpo ni mente).

El dolorimiento se asemeja mucho en la enfermedad depresiva, esto hace que el tratamiento pueda ser parecido (pero no es lo mismo fibromialgia que depresión). Es importante los estilos de personalidad y afrontamiento en el dolorimiento.

La falta de tratamiento en la fibromialgia es una desvalimiento del paciente. Este desvalimiento puede ser mejorado por la familia y la medicina. Es aquí muy importante el acompañamiento, la comprensión (tanto por parte de la familia como del médico).

La falta de reconocimiento consiste en no validar la enfermedad. Considerar que es una enfermedad, pero no es tan válida/grave como otras enfermedades. Suele estar más relacionado con el entorno socio-laboral. Unido a la falta de apoyo. Normalmente el apoyo disminuye con el tiempo (por agotamiento del apoyador y por la irritabilidad del dolorido). El dolorimiento da lugar a irritabilidad, que en función de la personalidad de la paciente aparecerá de una manera u otra.

Vivencia de indefensión: no puedo hacer nada para quitar el dolor, malestar, para que los demás me entiendan. Muy relacionada ya con la depresión.

La relación entre Reumatología y Psiquiatría sirve para evitar que se llegue a este punto (vivencia de indefensión y que llevará a la discapacidad).

También hay un no reconocimiento de la enfermedad por parte del paciente. Cuando esto ocurre va a necesitar más psicoterapia.

Si se entra en depresión, se trabaja y se vuelve de nuevo al primer escalón.

Hay que tratar la personalidad. Búsqueda de algo mejor que no acaba de llegar.

- Empatía

- Calidad relaciones interpersonales.

- Afrontamiento pasivo.

- Afrontamiento dependiente.

- Falta de confianza.

- Falta de autoestima.

Es muy importante la desesperanza y el rencor (ira), aspectos que realmente aumentan el dolor.